En los últimos años, la oferta hotelera se ha diversificado para ajustarse a los requerimientos de distintos segmentos del mercado. Para brindarles a los turistas experiencias más ajustadas a sus gustos e intereses, han surgido hoteles que se alejan del concepto tradicional de las grandes y cadenas hoteleras, ofreciendo en cambio una oferta más personal e identificada con el estilo de vida de ciertos segmentos de la población, así como sus gustos, intereses y exigencias.

Así han surgido los hoteles boutique y los hoteles lifestyle. Muchas veces se confunden unos y otros, así que acá vamos a ver algunas diferencias fundamentales entre ambos conceptos.

Hoteles Boutique

hotel-boutiqueSurgidos desde la década de 1970, son hoteles que se desarrollan en torno a diseños y temáticas específicas, priorizando la autenticidad, lo único y lo chic. La idea de estos hoteles es conjugar el encanto de los pequeños hoteles típicos de un destino con el lujo y la sofisticación de las grandes cadenas hoteleras. Los hoteles boutique suelen desarrollarse en edificios históricos, con raigambre dentro de la comunidad donde operan, y buscan que el servicio a sus clientes sea lo más personalizado posible, entendiendo sus gustos e intereses. Por ello, la mayoría de los hoteles boutique cuentan con menos de 150 habitaciones. La característica principal de estos hoteles, sin embargo, es su atmósfera: brindan un ambiente que gira como un todo alrededor de un concepto: puede ser la cultura pop, el ecologismo, el romance, la tecnología, el bienestar espiritual, etc.

Hoteles Lifestyle

Los hoteles lifestyle son más innovadores, se centran más en lo tecnológico y en cubrir las demandas de los millenials, jóvenes entre los 20 y los 35 años. Se enfocan en promover la socialización entre grupos de personas que comparten intereses y gustos específicos, y la atmósfera del hotel se ajusta a esas demandas. También ofrecen un servicio más personal, pero haciendo sentir a los huéspedes como si estuvieran en un club donde todos comparten ciertos principios, estilos de vida o gustos comunes.